Camporrobles

Camporrobles

En la frontera con la meseta, viña, cereal y lana.

 

El pueblo de Camporrobles se ubica en una de las antiguas rutas de la trashumancia,  que hacían parada en un paraje en el que las lagunas - hoy secas - ofrecían agua y pastos. Del medievo data el barrio más antiguo, el de Paulete. En el s. XVI se construyó la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción. A principios del S.XX aparecieron industrias como la Fábrica de Harinas San Isidro Labrador y a mediados de siglo llegó el ferrocarril al pueblo. Pero la joya del municipio es prehistórica. En el s. VIII a.C, los íberos levantaron un poblado fortificado en lo alto del cerro El Molón, en el que se pueden apreciar los restos de muralla y construcciones. Siglos más tarde, el sitio sería ocupado por pobladores musulmanes que levantaron una de las mezquitas más antiguas del levante.

El calendario festivo de Camporrobles es nutrido. El pueblo celebra las tradicionales hogueras de San Antón en enero, las fiestas patronales de Santa Águeda en febrero, el tradicional carnaval, la Semana Santa, en la que los Quintos del año son protagonistas, el canto de los Mayos, las fiestas de San Isidro en mayo, las fiestas de verano y dos romerías.

 

Te recomendamos

  1. Recorrer la ruta íbera, un itinerario que conecta El Molón con el Picarcho, otro yacimiento cercano.
  2. Visitar la interesante Colección Museográfica Raúl Gómez, con objetos recuperados de las excavaciones, una colección de malacofauna y la fascinante obra del pintor Garfella Moreno.
  3. Ir a la estación de ferrocarril para regresar a los años 50.
  4. Comprar productos de la tierra, dulces, embutidos, carnes y, por supuesto, vino.
  5. Desconectar de todo con un paseo por La Loberuela, pedanía de Camporrobles.

 

Ideas para tu escapada

Explora Tierra Bobal a tu manera.

Birds & Wines Tierra de Frontera A

Birds & Wines Tierra de Frontera A

50€

Una experiencia que combina la observación de aves con degustación de vinos...

Todo el año es buen momento para visitarnos

Cada estación tiene su encanto. Buen vino y buen comer siempre.

Otoño
Otoño

Con los primeros fríos llega la vendimia y el paisaje se tiñe de rojo, naranja y ocre. Es el momento perfecto para salir de ruta, cámara en mano. O para conocer de primera mano la vendimia y el proceso de elaboración del vino. ¿Te animas?

Ven a visitarnos